OCHO DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Una fecha que no podemos ni debemos olvidar. ¿Cómo hacerlo, si es el testimonio vivo de nuestra lucha, de nuestro esfuerzo, de nuestra voluntad por concretar nuestros sueños?. ¿Cómo ignorarlo, si es el puente que liga nuestro pasado con nuestro presente?. Un pasado que se fue gestando poco a poco, con el sudor y las lágrimas de millones de mujeres, que sabían que algún día encontrarían su lugar en este mundo, que aunque por mucho tiempo parecía de hombres, guardaba celosamente la mitad de su espacio para nosotras. Y aquí estamos. Fuertes, plenas, lúcidas, acomodándonos poco a poco en el lugar que nos corresponde, pero sin olvidar, para poder crecer.

Por eso hoy, como todos los años, tenemos que regresar las hojas del calendario al agonizante Siglo diecinueve, cuando en medio de un período de expansión y turbulencia, se hizo más fuerte la necesidad de celebrar un Día Internacional de la Mujer.

A partir de entonces, muchos han sido los momentos que han marcado acontecimientos únicos que nos han motivado a seguir adelante.

Recordemos aquel 28 de Febrero de 1909, cuando se celebró por primera vez en los Estados Unidos, el Día Nacional de la Mujer.

Remontémonos al año de 1910, cuando en Copenhague se proclamó el Día de la Mujer, con carácter internacional, como un homenaje al Movimiento que había nacido para luchar por nuestros derechos, y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal.

Un paso trascendente, si tomamos en cuenta que el 19 de Marzo del año siguiente, se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Fue un momento único en el que todas, desde su país de origen, exigieron el derecho al voto, a ocupar cargos públicos, a la formación profesional, y a la no discriminación laboral.

El Siglo 20 estuvo pleno de vivencias que hoy nos llevan irremediablemente a la reflexión. Sucesos terribles como el incendio de la fábrica Triangle en Nueva York, que provocó la muerte de más de 140 trabajadoras inmigrantes italianas y judías, y acontecimientos trascendentes como aquél histórico año de 1917, en que las mujeres rusas consiguieron finalmente el derecho al voto.
Ahora, el creciente movimiento internacional de la mujer, reforzado por las cuatro conferencias mundiales organizadas por las Naciones Unidas, nos llevan a reflexionar sobre los avances alcanzados, reconociendo asimismo los actos de valor y decisión de aquellas mujeres que han sabido dejar huella en la historia de sus derechos.

Hoy sabemos quiénes somos y a dónde vamos. Conocemos mejor nuestro pasado, y estamos decididas a encontrarnos con un futuro más pleno.
Sabemos cómo llegar. Sólo hay que seguir caminando sin perder el paso; escuchando siempre los latidos de nuestro corazón.

¡Rompamos el compás de espera!. ¡Es tiempo de despertar!.
Respecto  al Día Internacional de la Mujer, ésta es la información que tiene publicada  las Naciones Unidas:

  • A lo largo de los siglos, las mujeres han luchado intensamente, desde diferentes ámbitos, por la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. El Día Internacional de la Mujer es un reconocimiento a esos esfuerzos, muchas veces ignorados.
  • En 1910 La Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres  procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración.
  • Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague en 1910, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.
  • El 25 de marzo de 1910, más de 140 jóvenes trabajadoras murieron en el trágico incendio de una fábrica en la ciudad de Nueva York. Se declararon en huelga en demanda de mejores salarios, reducción de la jornada laboral, abolición del trabajo infantil, derecho a unirse a los sindicatos, entre otros reclamos y los dueños de la fábrica las encerraron para que no pudieran unirse a la huelga. Fue entonces cuando se desató un incendio que acabó con su vida Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.
  • La Carta de las Naciones Unidas, firmada en San Francisco en 1945, fue el primer acuerdo internacional que proclamó que la igualdad de los sexos era un derecho humano fundamental. Desde entonces, la Organización ha contribuido a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos concertados internacionalmente para mejorar la condición de la mujer en todo el mundo.